Nuevo Escudo

Pues llegado el mes de octubre del presente, habrán pasado veinte años desde que un grupo de amigos decidieron dar un paso importante que iba a cambiar el curso de sus vidas, de nuestras vidas. Serán 20 años desde que tomaron la decisión de aportar. su propia música a nuestra Semana Mayor, dando vida a lo que más deseaban, y fruto de esas ganas y de esa ilusión nace la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Mar de Vélez-Málaga.

Desde entonces, la responsabilidad, compromiso, vocación y el trabajo constante han sido

los valores y principios que han definido a estas personas en su día a día, y con ello a nuestra formación, a cada uno de nuestros componentes, los que están, han estado y estarán. Una ilusión que se tornó realidad en octubre del año 2000, en el que comenzó un largo y duro trabajo, al principio poco reconocido, pero con nuestros altos y bajos, ésta emotiva andadura ha dado como fruto lo que hoy somos, una banda por fin reconocida, probablemente con igual cantidad de detractores que seguidores, pero eso sí, diferentes.

Todos estos años se definen y caracterizan por los constantes cambios y transformaciones que se han producido en nuestra formación, ya sea a través de nuestra música o uniformidad. Las marchas tomaron su propio camino, aportando con ello un sello de identidad inconfundible para todos nuestros oyentes, cambiando el modo de percibir la música cofrade, como consecuencia del duro trabajo de los Hnos. Aragüez, que a su vez se empaparon de los compositores sevillanos Jorge Águila e Isaac Gómez.

Así pues, en el presente 2020, se produce un aniversario muy importante para nosotros, pues aquel sueño que se hizo realidad hace 20 años, con todos nuestros esfuerzos, sorteando toda serie de dificultades y calamidades, con vivencias y días inolvidables, hoy día sigue en pie y a todas luces, seguiremos luchando para seguir engrandeciendo un poco más esta realidad.

No queremos abandonar nuestro ideal de constante cambio, que ha ido dando vida a este proyecto y seguir dando, con pura convicción, pasos firmes hacia adelante, siendo de vital importancia el intentar recoger toda nuestra historia en un nuevo ESCUDO para la formación, como elemento esencial de la identidad de la formación.

Sin más dilación, os presentamos el escudo que desde hoy, día 10 de febrero de 2020, será la imagen de la banda y que recoge un diseño que contiene un profundo significado a través de sus elementos artísticos, que rompe con los cánones tradicionales preestablecidos, ofreciendo así un nuevo concepto. Un escudo que representa lo que es Cristo del Mar, fuerza, garra y única en su especie.

Antes de construir el escudo como tal hubo que hacer un análisis de la formación, sus valores, sus aspiraciones y el camino recorrido desde su fundación. Tras la investigación surgieron una serie de elementos diferenciadores que se decidió potenciar como son la elegancia, la fuerza, la unión de sus componentes, la pasión que se transmite con su música, la exclusividad de la misma y, como no, la victoria ante la adversidad pues esta formación ha atravesado épocas francamente difíciles.

El diseñador quiso aunar todos estos elementos en tres figuras clave con una fuerte simbología y que serán el eje de toda la construcción.

En primer lugar, encontramos el círculo, símbolo de la perfección y de la creatividad. En segundo lugar, encontramos la cruz, que comunica la unidad y el trabajo en equipo. Y por último el triángulo utilizado para transmitir la ambición, el poder y el crecimiento.

A estos elementos se le suma uno más, un homenaje a nuestro anterior escudo que no pasa desapercibido ya que, si se superponen ambos escudos, el nuevo y su predecesor, ambos coinciden de manera perfecta formando el arco de la base.

Cristo del Mar no olvida sus raíces, sus comienzos y si hay algo que nos ha acompañado desde el primero de nuestros días es la gorra de nuestro uniforme. El diseñador quiso emplear su forma para la creación de una corona especial, una corona nunca vista hasta ahora y que nos acompañará para siempre evocando cada momento vivido desde el nacimiento de nuestra banda.

Nuestro nuevo escudo no está construido al azar, cada uno de sus elementos guarda un significado profundo, todo tiene un por qué.

Empezando por la ya mencionada corona y su forma, dentro se puede aprecia que está dividida en tres secciones, que representan la triada compuesta por la dirección, la composición y el grupo.

Entre las secciones podemos ver que nacen hojas de acanto, empleadas en el arte antiguo para evocar la vida perdurable y la inmortalidad.

La base de la corona también es especial pues se pueden observar cinco gemas que representan la excelencia a la vez que se puede leer “MM”, 2000 en números romanos, el año de la fundación de nuestra banda.

Si seguimos bajando hacia el ancla podemos ver un nudo atado en el aro, que simboliza todas aquellas dificultades superadas por la formación desde el principio. Del nudo nace el pentagrama que gira en torno a la pieza principal del escudo. El pentagrama tiene una relación obvia con la música pero su aspecto es ascendente simbolizando el pensamiento de que no hay límites, de deseo irrefrenable de crecimiento.

Dentro del ancla podemos ver la cruz que anteriormente hemos comentado que comunica la unidad del grupo pero a su vez hace una clara análoga con nuestra bandera estableciendo paralelismos formales muy claros.

Si seguimos bajando encontramos que la caña del ancla, lo que visualmente se aprecia como eje central de la composición contiene una floritura, un adorno que rompe con los cánones de ancla clásico evocando la elegancia y la clase con la que se trata de ejecutar la música de la banda, aunque si se sigue bajando puede encontrarse un contraste claro con el brazo del ancla que es de un corte más tosco y agresivo, evocando dureza, pasión y épica. Se trata de la dualidad musical característica de Cristo del Mar, capaces musicalmente de conseguir la elegancia sin perder la épica y la pasión.

Los vértices del ancla, llamados mapa tienen forma de pico de águila que vuelve a hacer una analogía con el águila representativa de nuestra bandera.

Como colofón, Sergio Navarro, el diseñador encargado del diseño de nuestro emblema quiso dejar constancia de la filosofía que mueve a nuestra banda, dejando escrita una frase que, a simple vista pasará desapercibido pero que todos y cada uno de nosotros sabremos que nos acompañará a lo largo de los años: “Ad astra per aspera”, que significa “A través del esfuerzo, el triunfo”, “Hacia las estrellas a través de las dificultades”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido!!